11 jun. 2010

9 cuentos extraídos de un relámpago y 1 declaración de amor. VIII

Los primeros hombres aprendieron a llorar y descubrieron el amor.

De noche la gente salía a caminar de esquina en esquina,

vacilantes e inermes sin rumbo concreto,

tomados por el brazo hombres y mujeres observaron las coquetas estrellas

colgadas milagrosamente como nudos entrelazados formando sin fin de figuras

Viscerales algunas hermosas como los lunares de su efigie,

sus paseos cortos un como naufragio, dejaron suficientes razones para parpadear menos,

sus ojos se inundaban temerosamente de lágrimas,

los hombres presentían que la intimidad les era arrebataba

si, el viento les rompía la sonrisa fingida a cambio del llanto profundo,

Lacerante, solo las tersas manos de sus bellas acompañantes

cauterizaban las glándulas lacrimales.