13 jun. 2010

VERBO CARNE

Gente hambrienta día a día.

Aire, fuego, agua y tierra en boca.

Movimiento inesperado, estático, inmóvil y rígido, desespero… hambre.

Vibraciones viscerales, insectos monstruosos increíbles gusanos.

Ojos líquidos, verdes algunos, lluvia inesperada como piedra en el agua,

risa estrepitosa iracunda gutural.

Intermitente movimiento apresurado amortiguado,

carne desgarrada, grotesco ritual, consumo inadvertido, conciencia apaciguada… orgasmo.

Manecillas del reloj sutilmente por el aire, estupefactas impresiones, fin.

La misma historia de nuevo, inexpresivo en el fondo del agua,

infinito ante sus hojos, si con h, no verbo, no sustantivo…

carne y nada más.