7 ago. 2010

Historia de una muerte no vivida.


En un día como esos en los que por cada 30 lluvias sin ánimo y sin voluntad, sale el sol; en esos momentos en los que las personas pasan a tu lado con altivez y tu solo puedes ver, oír, oler las gotas de lluvia, observas todo detenidamente hasta que BUM se oye un estruendo, eres tú, pero no alcanzas a entender por qué todo el mundo te mira y llora, por qué hay una señora gritando a tu lado pero sólo las ves, no oyes, todo se silenció, las personas hicieron un alto a tu lado, pero aún no entiendes, hasta que dejas de sentir los pies y piensas, para qué los necesito si puedo volar, la persona dentro de ti te dice:" ¡claro que puedes volar!" sientes hormigueo subiendo por tu pierna y piensas: no necesito correr cuando puedo volar y esta persona te habla de nuevo para decirte: "¡aún puedes volar!", todo transcurre a bajas velocidades pero sigues viendo la conmoción de las personas, ya no sientes la mitad de tu cuerpo y tus manos desaparecen, las ves pero ya no están y afirmas en tu mente: las manos y entonces ¿ahora con qué escribiré? pero llegas a la fina conclusión de que no harán tanta falta, de hecho puedes pedirle a alguien que escriba por ti, pero empiezas a ir y venir, ya no piensas tan rápido, ya no ves nítido, así que divagas, no soy nada sin mis pensamientos... entonces, esa persona regresa para ensordecer y así mismo ahondar, y te dice en un susurro aterrador: " ya no eres nada". Se levantó volando para ver sus banales restos oprimidos entre dos automóviles que yacían en la vía.

Soñar


Sueño con un cuento de hadas,, esperando que se torne realidad
he deseado y anhelado tanto esto,
que he depositado mi ilución en seres que no comprenden que es soñar,
que le temen a la idea de poder surcar los cielos sin necesidad de maquinas,

que le temen insignificantemente a la idea de poder ser felices sin necesidad de mentiras y el miedo de estos seres ha opacado mi luz
me han hecho llegar a pensar que no hay cuentos de hadas,

que no alcanzare la verdadera felicidad, y que debo eguir la única forma en la que ellos creen
que se puede llegar a sobrevivir,
la única forma de ser fuerte, no tener corazón, ser cruel... olvidando soñar
pero saben algo...

yo si tengo corazón, yo si puedo volar y no necesito ser fuerte para no caer cuando se complican las cosas,
simplemente porque vivo mi cuento de hadas
y aunque muchas veces me hagan sentir que he perdido todo
que he perdido mi mundo y que estoy sola,
se equivocan
pues lo único que no han logrado impedirme es soñar ...
y no necesito cerrar los ojos para eso.

6 ago. 2010

Olvido



Esperas que olvide el daño que me hicieron, que perdone todo y que comience de cero..
Pero la verdad no puedo, mi corazón se ha cerrado y no entiende explicaciones, no justifica razones y por ello no puede perdonar.

Absorbe todo lo que le rodea y no encuentra más que tristeza, odio y desolación, la muerte ronda sus pasos y todo se vuelve confuso, ya no hay luna, sol, cielo y mar, ya no hay nada .. Solo oscuridad de esas en las que no se puede admirar ni la mas mínima estrella, en las que es mejor olvidar aquel pasado hermoso en donde el sol brillaba sin quemar, aquel que esta tan lejos que ni siquiera en sueños se lograría alcanzar.

En mi no existe el perdón, solo el olvido y con ello solo queda este gran vació sin explicación.

El cual solo tu podrías llenar, pero ya es tarde .. Demasiado tarde para sanar las heridas, para pedir perdón, porque ya olvide tu nombre y porque la muerte ha llegado a mi corazón.


1 ago. 2010

La nada, el principio y el átomo.

Almas rotas que ser yerguen ante la voz dulce que las llama

Hedores color purpura sulfuran las llagas de los corazones rotos

Encuentran alivio entre las manos que dispuestas al amor

Acogen en sus dedos la materia viscosa, resbalosa de penurias, fugaz como un suspiro

El hombre animal de costumbres

Se ata a la tierra que lo aclama como un niño se ata a la mano de su madre

Su espíritu prisionero reclama desde el vientre el pronto retorno a la nada

Al principio

Al átomo

Y es entonces cuando igualmente desde la nada

Al principio

En el átomo

Descubre la imperiosa necesidad de sentirse libre,

Desdichado,

Solo,

Amado

Reflexiono ante la puesta de un sol majestuoso

Y me empiezo a preguntar

¿Aun me amarías en la mañana?